EL 15 DE MAYO: CANONIZACIÓN DE CHARLES DE FOUCAULD 

  1. El Vizconde de Foucauld, Carlos quedó huérfano de padre y madre a los seis años. En 1876 ingresó en la Academia de Oficiales de Saint-Cyr donde llevó una vida militar disipada. Enviado como oficial en 1880 a Sétif, Argelia, fue despedido al año siguiente por «indisciplina, acompañada de notoria mala conducta». Reincorporado para participar en la guerra contra el jeque Bouamama.
  2. En 1882 se embarcó en la exploración de Marruecos haciéndose pasar por judío. La calidad de su trabajo de reconocimiento y registro de los territorios marroquíes le valió la medalla de oro de la Sociedad de Geografía de París y la adquisición de gran fama pir su libro Reconnaissance au Maroc (1883-1884).
  3. El año 1886 se tirnó una persona espiritualmente muy inquieta que reiteraba la oración: «Dios mío, si existes, haz que yo te conozca». Su encuentro y confesión con el sacerdote Henri Huvelin el 30 de octubre de 1886 representö un cambio decisivo en su vida. En noviembre de 1888 peregrinó a Tierra Santa tras las huellas de Jesús de Nazaret.
  4. Luego, entró en la Trapa de Nuestra Señora de las Nieves en 1890 y pasó varios años en la Trapa de Cheikhlé en el Imperio otomano. Allî escribiò las meditaciones que serían el corazón de su espiritualidad, incluyendo la reflexión que daría origen a la célebre Oración de abandono. Entre 1897 y 1900 vivió en Tierra Santa, una vida eremítica.
  5. Ordenado sacerdote diocesano en Viviers, el 9 de junio de 1901, decidió establecerse en Béni Abbès, en el Sahara argelino.
    1) Allí combatió la esclavitud».
    2) Quiso establecer una nueva congregación, pero nadie se le unió.
    3) Vivió con los bereberes
    4) Desarrolló un ministerio basado en el ejemplo.
  6. El 1 de diciembre de 1916, Carlos de Foucauld fue asesinado por una banda de forajidos en la puerta de su ermita en el Sahara argelino.
  7. Pronto se estableció una verdadera devoción en torno a su figura: nuevas congregaciones religiosas, familias espirituales y una renovación del eremitismo y de la «espiritualidad del desierto» en pleno siglo XX se inspiraron en sus escritos y en su vida.
    El 13 de noviembre de 2005 fue proclamado beato por Benedicto XVI y será canonizado por Francisco el 15 de mayo de 2022.
  8. Las contribuciones de Foucauld alcanzan campos tan variados como la geografía y la geología,​ la geopolítica,​ la lexicografía y el diálogo interreligioso. ​ Su conversión, su búsqueda espiritual y su mística del desierto fueron su mayor legado.
  9. Karl Rahner lo incluyó entre aquellas personalidades de la historia de la espiritualidad cristiana que un verdadero teólogo debe conocer muy bien, junto con Gregorio de Nisa, Agustín de Hipona, los grandes místicos medievales, Francisco de Sales o Pierre de Bérulle. Yves Marie Congar consideró a Foucauld como un «faro místico» para el mundo contemporáneo, a la par de Teresa de Lisieux.
    Efectivamente, San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Ávila fueron los dos grandes místicos que inspiraron la espiritualidad de Carlos de Foucauld
  10. Charles de Foucauld dejó escrito;
    “Jesús no hizo otra cosa que bajar:
    bajar en la encarnación,
    bajar haciéndose criatura,
    bajar obedeciendo,
    bajar haciéndose pobre, abandonado, desterrado, perseguido, ejecutado,
    poniéndose siempre en el último lugar”.
    (Lettres au Père Jérôme).

Mons. Jaume González-Agàpito

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.