Grup Aribau

LA ‘TORAH’ ¿PENTATEUCO O HEXATEUCO?

1. La élite sacerdotal ‘israelita’ había elaborado, en el período babilónico y en el persa, un documento que justificaba, en el pasado, el fututo deseado. Comenzaba con la creación del mundo y terminaba con la institución y fundamentación del culto sacrificial del templo. Este documento se amplió con las leyes rituales y similares contenidas en Levítico

El deuteronomismo también había ‘inventado’ la historia de Israel:  cfr. los libros desde el Deuteronomio a los de los Reyes

Ahora, en los últimos años de permanencia en el exilio y en los primeros del retorno, siempre bajo el dominio extranjero, era necesario combinar los dos parámetros el deuteronómica y el sacerdotal. Pero, ambos tenían un techo no desechable: el que imponían las circunstancias ya que la monarquía judía no era una opción demasiado presentable por los judíos sometidos por los persas.

Sin embargo, había algo muy importante a resolver en ese intento ‘ecuménico’ de amalgamar la obra deuteronómica y la sacerdotal: ¿La Torah sería un Hexateuco (desde el Génesis hasta Josué) o un Pentateuco (desde el Génesis al Deuteronomio)?. La cuestión parece banal, pero no lo es. Implica dos historiografías diferentes y dos ‘teologías’ diferentes.

2. El movimiento sacerdotal acordó promover un Hexateuco. Este grupo compuso el capítulo 24 del Libro de Josué. Allí se interrumpe la secuencia de Jos 23 (cfr. Jue 2, 6-19). Jos 24 es, en cierto sentido, un paralelo del capítulo 23. Contiene un nuevo discurso de Jesús/Josué  (Joshua), que recapitula la historia del pueblo, que comienza, contrariamente a los resúmenes de Dt 26, 5-9, con los Patriarcas, o incluso mucho antes, y termina con la conquista del país. Jos 24 ya parece un Hexateuco en miniatura. Al final del capítulo 24 de Jos, Jesús (Josué) se presenta como el segundo Moisés: como él, Josué hace un pacto; como él, promulga leyes y decretos (24, 25) y, como él nuevamente, tiene que ver con un libro: Josué 24, 26 dice: “Y Josué escribió todas estas palabras en el Libro de la Ley de Dios”. La expresión “Sepher torat ha lohîmn” sólo tiene un paralelo en la Biblia, en Ne 8, 18: “Día tras día […] Esdras leyó en el Libro de la Ley de Dios (3, 33). Quizás se pensó que esta expresión daba título al Hexateuco, diferenciada de la “Torah de Moisés” y de sus variantes, que se refieren al Pentateuco más corto y se interpretan como recibidas a través de la mediación de Moisés. 

3. La existencia de una coalición para un devastador Hexateuco también explicaría por qué el libro Deuteronómico de Josué incorpora un cierto número de textos ‘sacerdotales’. Además, varios textos, como Jos 3-4 y Jos 6, son también una mezcla semejante.

Aunque la influencia sacerdotal se siente más adelante en 1Reyes 8, 1-11 (texto masorético) y 62-66, en ninguna parte hubo tanto material sacerdotal como en los primeros profetas después de Josué. Para los partidarios del Hexateuco, la tierra aparece como el elemento central de la identidad judía. Sin duda, eso fue percibido como peligroso por el sacerdocio y por la mayoría deuterocanonista, especialmente debido a la narrativa violenta de las conquistas que, en un contexto persa, ciertamente no eran la mejor manera de expresar precisamente la buena voluntad respecto a las autoridades aqueménidas.

4. Por tanto, la Torah termina, fuera del país, con la muerte de Moisés (Dt 34). El centro de la Torah, en el Pentateuco, no era la tierra sino la “Ley de Moisés” dada para vivir en el país, pero también dada fuera del país. Esta Torah era, por lo tanto, una especie de “patria portátil”, como la  llamó Heinrich Heine.

El Deuteronomio se salvó y separó de los siguientes libros: cfr. la conclusión que los editores del Pentateuco insertaron al final de Dt 34: “Nunca desde entonces un profeta ha resucitado en Israel como Moisés, quien conoció a Yahweh cara a cara. Él era incomparable debido a todas las señales y maravillas que Yahweh le envió a realizar en la tierra de Egipto […] a los ojos de todo Israel”(Dt 34, 10-12). Estos versos modifican la conciencia que el Dt tenía de Moisés como el primero de una sucesión ininterrumpida de profetas (Dt 18, 15-20), ahora es su incomparabilidad lo que se subraya. Se convierte en el único mediador de la Torah, entendida como la mediación principal, si no exclusiva, de la voluntad de Dios.

5. Los mismos editores del Pentateuco presentaron la promesa de la tierra a los Patriarcas en Dt 34, 4 y enfatizaban así que el Deuteronomio ya no era la introducción a una Historia Deuterocanónica. La mayor parte del material en la lista de Jos 13-19 es a menudo considerado ‘sacerdotal’. En las secciones narrativas, Jos 5 también se denomina a veces ‘sacerdotal’. Pero el final de la Torah, todos lo identıfican como un relato sacerdotal, cuando la Historia Deuteronómica identifica como ‘padres’ a Abraham, a Isaac y a Jacob, de acuerdo con los editores del Pentateuco

Si bien el Deuteronomio, fue separado de los siguientes libros, se le agregaron también capítulos: las bendiciones de Moisés en Dt 33 que lo hacen similar a Jacob (Gn 49) y refuerzan la coherencia estructural y narrativa del Pentateuco. Dt 11, 26-31 y Dt 27 probablemente se agregaron para facilitar la aceptación de la Torah por parte de la élite religiosa de la provincia de Samaria: Josué se encuentra, en Siquem, con la misma intención. 

La Torah nunca menciona el lugar donde Yahweh hará que more su nombre. Para los judíos, este lugar es Jerusalén (cfr. la alusión en Gn 14 y 22). Sin embargo, Dt 27 permite a los samaritanos otra interpretación.

6. Los editores del Pentateuco también pueden haber insertado en Dt 32, el Cántico de Moisés. Dado que el Pentateuco terminó con la muerte de Moisés, Dt 32 ofrecía un resumen de los eventos negativos en él por venir del país, aunque estos no son parte de la Torah

Esta transformación del Deuteronomio marcó el final de la Historia Deuteronómica. Desde entonces, Josué, Jueces, Samuel y Reyes se convirtieron en lo que más tarde se llamaría los “Profetas Anteriores”. Estos libros fueron revisados más a fondo, pero ya no desde una perspectiva de deuteronómica. En Josué, la historia de Rahab en el cap. 2 (como 6, 17b. 22-25) fue interpolada en medio de la secuencia deuteronómica de Jos 1 y Jos 3, para corregir una ideología segregacionista de la historia de la conquista. La adición de Jos 24 interrumpió la transición deuteronómica entre la época de la conquista y la época de los Jueces.

7. El Libro de los Jueces también recibió una nueva introducción 1, 1-2, 5. Finalmente, los editores post-deuteronómistas separaron a Samuel del relato y del tiempo de los jueces, ya que el Dt lo había convertido en el último de los jueces, y agregaron algunas narrativas, al estilo griego, del sacrificio de la hija de Jefté (Jue 11, 29-40) y de Sansón (Jue 13-16). Es difícil decidir si las historias de Sansón se incorporaron antes, después o al mismo tiempo que los capítulos 17-21, que ofrecen una conclusión muy negativa para el Libro de Jueces, con historias de sexo y crimen.

8. También podemos imaginar que estos textos fueron agregados por los editores del pretendido  Hexateuco, ya que encontramos un pasaje similar en Jos 8: 30-36. Pero la versión griega que tiene este mismo texto en otro lugar, podría ser muy útil. En todos estos textos, véase que puede ser lo mismo para la historia de la integración de los gabaonitas en Jos 9, que tiene lugar en un pueblo benjaminita, en Guibeá (Jue 19) y que, ahora, el primer rey de Israel también es de la tribu de Benjamín.

Los relatos de Jue 17-21 presentan el siguiente estribillo: “En aquellos días no había rey en Israel; todos hicieron lo que quisieron”. Frase que se encuentra al final del libro. Este estribillo naturalmente prepara los relatos sobre el nacimiento de la monarquía israelita en los libros de Samuel. 

9. Los editores post-deuterocanomistas también reorganizaron la presentación deuterocanónica de la realeza, interrumpiendo la secuencia en 2Sam 20; IR1: intercalan 2Sam 21-24. El salmo de David en 2Sam 22 se refiere al salmo de Ana en 1Sam 23, 1, él mismo interpolado por la misma mano para enmarcar el Libro de Samuel recién creado con textos proféticos. En cuanto a Reyes, se puede argumentar que la mayoría de las historias proféticas sobre Elías y Eliseo no se incluyeron hasta después de que se eliminó la Historia Deuteroicanónica. Los editores que los insertaron probablemente quisieron que los Libros de los Reyes fueran más ‘proféticos’ para que coincidieran mejor con la nueva colección donde ahora se habían almacenado. Josué, Jueces, Samuel y Reyes: los Profetas. 

La Escuela Deuteronomista desapareció al mismo tiempo que su historia, pero muchas ideas deuterocanónicas, recicladas, penetraron en el mundo rabínico y también en el Nuevo Testamento.

Jaume González-Agàpito

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.