SAN JOSÉ OBRERO 

  1. No tenía yo todavía 14 años, cuando Pío XII, en 1955, inventô, para el el 1 de mayo, día que el mundo del trabajo celebraba su fiesta propia, el día “Sancti Iosephi Opificis”, traducido como “Dîa de San José Obrero”.
    Era la pretendida solución litûrgica para afrontar el problema, no pequeño, de las relaciones de la Iglesia católica con el mundo obrero. Expresión que no significaba nada concreto, pero que designaba algo qoe todo el mundo entendîa.
  2. Lo habîa intentado afrontar León XIII implicándose en la temática social: condenando tanto el socialismo com el capitalismo liberal, y proponiendo la armonia entre ambos. Esta fue la base de la ‘política’ social que la Iglesia ha mantenido durante todo el siglo XX. La sintesis de sus ideas sociales fue su encíclica Rerum Novarum de 1891.
  3. Encîclica no aceptada por el capitalismo ‘catôlico’ y evitada en su fondo por su sucesor, Pîo X. Recordada i subrallada por Benedicto XV, fue recodada e incrementada por Pîo XI, con su encîclica Quadragesimo anno que commemoraba el 40 aniversario de la publicación de la Rerum Novarum de Leôn XIII el 1891. Con este documento, la Iglesia Catölica manifestaba su posición, por primera vez, sobre el moviment obrer.
  4. Todos los avarares del movimiento obrero en Francia y la árdua problemática de lis curas obreros de Francia la afrontó también Pío XII,,siendo nuncio en aquel país el futuro Juan XXIII. El Concilio Vaticano II afrontó el problema especialmente en su Constitución Pastoral Gaudium et Spes, que yo mismo vi votar y aprobar el 6 de diciembre de 1965.
  5. El 26 de marzo de 1967, publicaba San Pablo VI, su encîclica Populorum progressio, que representó una re-situación de los católicos en la evolución y el progreso de la sociedad civil. San Juan Pablo II públicó el 1 de mayo de 1991, la encíclica Centessimus annus, para conmemorar el centenario de la Rerum novarum.
  6. En 2022, la doctrina social de la Iglesia ha crecido y se ha academizado. Pero, desgraciadamente, nunca como ahora el magisterio pontificio y episcopal, las actividades y los movimientos católicos habían sido tan poco significativos con todo aquello, variado y difícil de afrontar, que movió a Leôn XIII en año 1891 a escribir la Rerum novarum y que después de la conmemoración centenaria de 1991, en estos 31 años, poco ha incidido en la vida de la Iglesia.
    Este año, en el día 1 de mayo, lejos y muy lejos del mundo trabajador, haremos, con mis hernanis católicos, examen de conciencia.

Jaume González-Agàpito

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.