ESTAMOS TODOS LOCOS? 

  1. Es duro vivir en una sociedad con una grave crisis de identidad. Sociedad en la cuál ser cristiano no es fácil en su misma entidad y en su exigència de coherencia. Y es más difícil si uno lo quiere ser evangèlicamente. No por simple tradición o por simple conservatorismo político.
  2. Los católicos “bien pensantes” del siglo XXI están más solos que la una. La Iglesia institucional ha ganado quizás en piedad, pero ha perdido no poco por ignorancia y falta de creatividad.
  3. Un medio siglo que ha sido un gran momento para las iniciativas anticonciliiares, contraconciliares, pseudoconciliares y falso-conciliares. Un medio siglo de gran confusión por poca teología y mucho magisterio. Muchos nuevos movimientos y una crisis terrible de los y las religiosos/as, que ahora llaman ‘consagrados’.
  4. Medio siglo en el cuál, dado el derrumbe, aquí, de los escolapios, jesuítas, salesianos, maristas y hermanos de La Salle, entre otros muchos religiosos, los católicos encontraron en las instituciones vinculadas con la Prelatura del Opus Dei o con los Legiobarios de Cristo, su refugio y su ‘salvación’.
  5. Un cuarto de siglo con nuevos católicos. Con seglares ‘comprometidos’ de una infinidad de grupos. Con pocos curas y menos curas bien preparados intelectualmentre. Ha sido el momento de ‘encastillarse’ cada uno en su “iglesia particularista’.
  6. Pero, a todos nos ha tocado nuestro loco de turno. O, a algunos, nuestros dos o más locos. Esos locos que quieren fabricar el “Reino de Dios” en este mundo, pero a imagen y semejanza de ellos mismos. Lo que hemos dejado en sus manos, aparentemente funcionaba bien, pero, en realidad, era un desastre. La culpa era del tornillo que faltaba al artista y de la demasiada bondad de su responsable.
  7. Responsable que tuvo, él mismo, el peligro de perder algún o algunos tornillos. Responsable que ha sido calumniado, traïcionado y que se ha intentado eliminarlo por sus locos de turno. Responsable que, por fin, en està Iglesia vacilante, en crisis constante y con tantos anti-papales, ha dicho; “Hasta aquí podiamos llegar!, y ha dicho a sus locos de turbo que se podían ir a sus casas.

Jaume González-Agàpito

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.