PAPA FRANCISCO Y LA IGLESIA CATÓLICA EN “LA AMAZONÍA LEGAL”

  1. “CARTA DEL PAPA FRANCISCO A LOS PARTICIPANTES EN LA REUNIÓN DE SANTARÉM (IV ENCUENTRO DE LA IGLESIA CATÓLICA EN LA AMAZONÍA LEGAL)
    1. “Queridos hermanos y hermanas: Con un corazón lleno de alegría y esperanza, me dirijo a todos los participantes en el Cuarto Encuentro de la Iglesia Católica en la Amazonía Legal, porque es una cuestión de especial aliento para mí saber que soñamos juntos “con comunidades cristianas capaces de dedicarse y encarnar de tal manera en la Amazonía, que le darán a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos” (QA )
    2. Al mismo tiempo, sabiendo que este encuentro conmemora lo que sucedió en este mismo lugar hace 50 años, es una ocasión para una intensa acción de gracias al Altísimo por los frutos de la acción del Divino Espíritu Santo en la Iglesia que está en la Amazonía, durante las últimas 5 décadas, y por cuánto inspira.
    3. Ese “Encuentro de Santarém” propuso líneas de evangelización que marcaron la acción misionera de las comunidades amazónicas y que ayudaron a la formación de una conciencia eclesial sólida. Las intuiciones de ese encuentro también sirvieron para iluminar las reflexiones de los Padres Sinodales en el reciente Sínodo para la región panamazónica, como recordé en la Exhortación Apostólica Post-Sinodal Querida Amazonia, al describirla como una de las “expresiones privilegiadas” del camino de la Iglesia con los pueblos de la QA, 61).
    4. De hecho, en las conocidas “líneas prioritarias”, frutos de la reunión recordada, se esbozan los sueños para la Amazonía que se reafirmaron en el último sínodo (cf. QA, 7).
    5. También me complace el compromiso de las Iglesias Particulares de la Amazonía brasileña, a través de sus comunidades, de llevar a cabo las indicaciones de la última Asamblea Sinodal, testificando al mismo tiempo, por la ya arraigada y hermosa tradición de los encuentros de las Iglesias Locales, con la experiencia de sinodalidad -como expresión de comunión, participación y misión- recuerdo con afecto y gratitud la intensa participación de aquellos que vinieron de Brasil a Roma aportando vitalidad, fuerza y esperanza a las sesiones del Sínodo de 2019.
    6. Sed valientes y audaces, abriéndose con confianza a la acción de Dios, que creó todo, nos dio a nosotros mismos en Jesucristo (cf. QA, 41), y nos inspira a través del Espíritu a proclamar el Evangelio con un nuevo compromiso y a contemplar la belleza de la creación, aún más exuberante en estas tierras amazónicas, donde se experimenta la presencia luminosa del Resucitado (cf. QA, 57). Al poner estos votos a los pies de Nuestra Señora de Nazaret, Reina del Amazonas, que nunca nos abandona en las horas oscuras (cf. QA, 111) – os envío, queridos hermanos y hermanas, de todo corazón, la Bendición Apostólica, pidiéndoles también que, por favor, sigan orando por mí y por la misión que el Señor me ha confiado.
    7. Roma, San Juan de Letrán, 31 de mayo de 2022. Francisco”.
  2. Es consolador y emocionante, para los que trabajamos en la Nunciatura Apostólica del Brasiil en los años 1975-1978, leer que el Papa dice: “es una cuestión de especial aliento para mí saber que soñamos juntos “con comunidades cristianas capaces de dedicarse y encarnar de tal manera en la Amazonía, que le darán a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos”.
  3. Es una bendición de Dios que el Papa diga hoy lo que quisimos escuchar de los representantes de la Santa Sede en el Brasil hace 47 años.

Mons. Jaume González-Agàpito

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.