Grup Aribau

SØREN KIERKEGAARD: “EN MI EXISTENCIA ESTOY INSERTO EN LO DIVINO”

  1. Es patente en Kierkegaard un leitmotiv que se afirmará a lo largo de toda su existencia, y que cabe reducir a la fórmula siguiente:
    “No teoría y puro saber, sino acción y vida; no objetividad neutral e imparcial, sino empeño y decisión total de la persona”.
  2. Escribe él en su Diario (primero de agosto de 1835):
    “Lo que me hace de veras falta es ver perfectamente claro lo que debo hacer, no lo que debo saber, fuera del conocimiento estrictamente requerido para todo obrar. Lo que me importa es entender el propio sentido y definición de mi ser, ver lo que Dios quiere de mí verdaderamente, lo que debo hacer; es preciso encontrar una verdad; la verdad es para mí hallar la idea por la que yo quiero vivir y morir”.
  3. Nada aprovecha a Kierkegaard saber especulativamente una verdad denominada objetiva, familiarizarse con la historia de la filosofía, poder desarrollar una teoría del Estado, construir un mundo, delinear hasta en sus últimos detalles la significación del cristianismo en el mundo. Si todo esto lo realiza meramente para que otros lo contemplen, sin “vivirlo yo mismo»”. es trabajo perdido.
  4. Ningún sentido tiene para Kierkegaard la verdad colocada ante él, fría y desnuda, en su pura objetividad. La cosa está en reconocerla y aceptarla vitalmente.
    «Lo que me hacía falta era llevar una vida perfectamente humana, no una vida de puro conocimiento, hasta llegar a cimentar mis reflexiones mentales sobre algo […] tan hondo como las más profundas raíces de mi existencia, por las que estoy, por decirlo así, inserto en lo divino, y aferrarme a ello aunque se hunda el mundo”.

Jaume González-Agàpito

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.