Grup Aribau

HISTORIA CRÍTICA DE LA CRÍTICA HISTORICA SOBRE LOS ORÍGENES DEL CRISTIANISMO. IN PRINCIO ERIT SPINOZA: 3. EL ORIGEN DE LA CRÍTICA HISTÓRICA BÍBLICA

  1. Debido al principio universal de la interpretación de las Escrituras, Spinoza es el iniciador de la crítica bíblica moderna.
    ​Sin embargo, para Spinoza, el estudio crítico de los textos bíblicos no es un fin en sí mismo como lo es, hoy, muchas veces, en las ciencias bíblicas. Este estudio era para él sobre todo un medio de discernimiento: debe permitirnos distinguir lo que tenemos derecho a considerar solamente como palabra de Dios de aquello otro que no tiene más que un valor histórico o anecdótico.
  2. Y es aquí donde se basa también otro de los pilares de la moderna crítica historia de los orígenes del cristianismo, aunque aquí sea, por un judío, aplicado al Antiguo Testamento: la capacidad de dilucidar, a partir de criterios racionales y científicos «lo histórico y lo anecdótico» de lo que realmente es «la palabra de Dios». Aquí no interesaba todavía lo realmente histórico como elemento probatorio, pero el principio está ya puesto: mediante la razón y con ayuda de la Biblia misma, se puede afirmar y distinguir en ella:
    1. «Lo histórico y lo anecdótico» y distinguirlo de lo que realmente es «la palabra de Dios».
    2. Hay en la Biblia algo meramente «histórico y anecdótico» contradistinto de lo que es realmente «la palabra de Dios»
  3. Es así como establece Spinoza que se debe considerar como de inspiración humana y no divina todo lo referente a la parte histórica de las Escrituras, a las ceremonias y a las autoridades institucionales y, finalmente, lo que propone concerniente al conocimiento científico y a la especulación filosófica.
  4. La palabra de Dios, y sobre esto, según Spinoza están de acuerdo con él todos los textos bíblicos, nos prescribe solamente la práctica de la justicia y de la caridad y, en esto, coincide perfectamente con las exigencias del corazón dé los hombres razonables así como con las consecuencias prácticas de la «filosofía verdadera». En una palabra, la Biblia, una vez destripado «lo histórico y anecdótico» de lo que realmente es «la palabra de Dios» dice, prácticamente, lo mismo que la «filosofía verdadera».
  5. Suponiendo, dice Spinoza, que todos los creyentes de las religiones bíblicas quisieran admitir la idea de las Escrituras, en lugar de ser para ellos la manzana de la discordia, vendrían a ser, por lo contrario. un nexo de unión dentro del respeto a la libertad.
  6. Pero hay también algo para importante: el identificar esa “religión universal revelada”, fundada únicamente en la palabra de Dios, que, de hecho, requiere sólo la adhesión a un reducido número de dogmas muy sencillos y aceptables por todos», con la «filosofía verdadera» revelada por Dios en el entendimiento humano.

Jaume González-Agàpito

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.